Alison Wilson, nos comparte su perspectiva de su paso por la escuela mixta desde jardín hasta 8 grado, y luego su cambio a la escuela secundaria sin chicos.

 

La educación de un solo sexo genera confianza. Como producto de una escuela secundaria para niñas en Long Island, siento que las escuelas de educación diferenciada crea estudiantes que creen en sus cerebros.

Asistí a la escuela mixta desde el jardín infantil hasta el octavo grado, por lo que he experimentado ambos lados. Algo que se pegó a mí en la escuela media fue el brillo del maquillaje en las caras de las niñas. Fue muy diferente cuando fui a la escuela secundaria sin chicos. Salíamos de la cama por la mañana, con el pelo mojado y con moños enredados, casi sin mirar nuestro propio reflejo. Las apariencias no parecían importar más.
Lo que importaba era quién había creado un texto de diez páginas para Historia Global que fue completa hasta la última palabra. O quién había estudiado para el examen de A. P. Física y podría conducir una sesión de revisión rápida en la cafetería antes de que comenzaran las clases. O quién eligió un tema atractivo y decisivo para el trabajo de investigación de tercer año de secundaria que contaría el cincuenta por ciento de la nota final Inglés.

Esto no quiere decir que no nos divertíamos al igual que los estudiantes de escuelas mixtas. Todas estábamos involucradas en numerosas actividades después del colegio y salíamos con los chicos de nuestra escuela hermana los fines de semana. Teníamos un solo foco cuando estábamos dentro de los muros del edificio: la escuela. No haber chicos significaba menos distracciones.
Las niñas que asisten a las escuelas de un solo sexo sobresalen en comparación a las que asisten a escuelas mixtas en el SAT (Scholastic Assessment Test. Examen estandarizado que se usa para la admisión universitaria en Estados Unidos) en un promedio de 28 a 43 puntos, de acuerdo con la Coalición Nacional de Escuelas de Niñas (NCGS). Casi el 100 por ciento de las graduadas de la escuela las niñas pasa a obtener un título universitario.

La lista de los beneficios de la educación diferenciada es extensa. Los niveles de concentración son más altos en las aulas de un solo sexo y fuera del aula, también. Niñas (y niños) pasan menos tiempo acicalándose para ir al colegio por la mañana, cuando no hay ninguna posibilidad de encontrarse con el sexo opuesto. Las presiones sociales no son tan altas. Con una amenaza menor de ser juzgadas, hay mayor probabilidad que las niñas alcen la mano, participar en la discusión y expresar libremente su opinión. Sin chicos que dominen la discusión, las niñas se sienten más cómodas al hablar y la confianza brota en este entorno. Ellos son más propensos a rápidamente postularse para posiciones de liderazgo en los clubes y actividades extracurriculares.

Cuando se trata de temas típicamente dominadas por los hombres, como STEM (Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas) , las niñas estadísticamente se desempeñan mejor en las escuelas diferenciadas y tiene menor tendencia a considerar que estas disciplinas son tema de hombres. No tienen que preocuparse por ser encasilladas como un marimacho por el gusto de la química, la informática y la geometría. En teoría, la educación diferenciada rompe los estereotipos de género en el aula.

De acuerdo con el NCGS, 48 por ciento de las niñas graduadas de la escuela se califica a sí mismas como grandes matemáticas en comparación con el 37 por ciento de las niñas de escuelas mixtas. La tendencia es similar para las clases de computación en un 36 por ciento a 26 por ciento. Tres veces más graduadas de las escuelas de niñas tienen la intención de convertirse en ingenieras en comparación con sus contrapartes en el sistema de co-ed.
La investigación sugiere que los niños y niñas aprenden de manera diferente. En un proyecto a lo largo del país durante tres años, en 1993 fue publicado un libro por dos profesores de la American University citando Fallando en la

Equidad: Cómo las escuelas de América le hacen trampa a las niñas, los investigadores visitaron 100 aulas y observaron que chicos son llamados en promedio ocho veces más frecuente que las niñas. Si una niña hablaba en clase, los profesores eran más propensos a recordarles que levantaran la mano. Ellos no respondieron de esta manera a los niños -alababan sus respuestas. Los maestros también animaron a los niños a resolver los problemas de forma individual, pero era frecuente que ayudaran a las niñas que estaban atrapadas en los mismos problemas que los chicos.

Los niños tienden a obtener mejores resultados en ambientes fríos, mientras que las niñas se desempeñan mejor en ambientes cálidos. El cerebro de los chicos y chicas trabajan de manera diferente. Por lo tanto, es beneficioso estructurar planes de clase basados en el sexo, lo cual no se puede hacer en un aula de clase mixta.

Mientras que las escuelas diferenciadas han sido populares en el sistema de educación privada, están aumentando considerablemente en el sistema público. De acuerdo con la Asociación Nacional para la Educación Diferenciada Pública, en 2004, sólo existían alrededor de 34 escuelas públicas de un solo sexo. Desde entonces, como se ve en un artículo del New York Times de 2014, ese número ha crecido enormemente. En la actualidad hay 850 escuelas públicas en todo el país que ofrecen programas de educación de un solo sexo.


Mi educación diferenciada me dio la confianza para expresar mi opinión y defenderla. Me dio la confianza para estudiar finanzas y seguir una carrera en Wall Street, ambas altamente dominadas por hombres. Voy a estar trabajando en Goldman Sachs después de la graduación.


*Alison Wilson es Senior en la universidad estudia finanzas y periodismo y trabajó como editor de noticias en The Review este último año. La puedes contactar en Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo..
(Artículo original disponible en EASSE. Traducido por Marcela Espitia Gimnasio Cartagena de Indias)
Fuente: http://www.easse.org/ca/content/478/Girls+will+be+boys/#sthash.IICpcik6.dpuf