Es un concepto pedagógico que aconseja que niñas y niños vivan su escolaridad en ambientes femeninos y masculinos con procesos curriculares que fotalezcan la diferenciación, complementación y armonía de los dos géneros.